Acerca de

Ejes temáticos

El trabajo digno

El Trabajo Digno es un concepto desarrollado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este concepto garantiza los medios suficientes para satisfacer las necesidades humanas básicas. Se basa en cuatro pilares: la creación de empleos y medios de subsistencia sostenibles, la mejora de las condiciones de trabajo, de la protección social y del diálogo social. Implica la eliminación del trabajo forzado, la abolición del trabajo infantil, la eliminación de la discriminación por raza o género en materia de empleo, etc.

A través del Programa 2017-2021 «Trabajo Digno», implementado de manera conjunta por FOS, IFSI y Solsoc, nuestras organizaciones pretenden promover la implementación de las distintas dimensiones del Trabajo Digno para los/las trabajadores/as de la economía formal e informal.

Con el apoyo de sus contrapartes sindicales, la Centrale Génerale y la Centrale Horval de la FGTB y las mutuas socialistas UNMS/NVSM, el programa común fortalece así a 24 contrapartes y 308 organizaciones de base en las áreas de la economía social y solidaria, la protección social, la defensa de los derechos de los/las trabajadores/as, la democracia y la ciudadanía.

La protección social

Cada persona pasa por momentos en la vida donde es más vulnerable. Es el caso cuando nos enfermamos, sufrimos un accidente, pero también cuando perdemos nuestro empleo... Lo que en Bélgica conocemos bajo el concepto de seguridad social es un sistema individual de seguros basado en la solidaridad y una responsabilidad colectiva de la sociedad. Consiste en garantizar el acceso a atención médica e ingresos sustitutivos que constituyen una red de seguridad para seguir viviendo una vida digna en los momentos difíciles. La protección social es un derecho universal inscrito en la Declaración Universal de los Derechos Humanos desde 1948. Sin embargo, solo el 27 % de la población mundial goza de una cobertura social. En África, donde el desafío más urgente es el acceso a la salud, más del 80 % de la población carece de acceso a protección social.

Para Solsoc, resulta fundamental reforzar este marco y también protegerlo en los países donde los sistemas de protección son frágiles o se encuentran en vías de privatización. Por este motivo, con el apoyo de la UNMS y de las federaciones Solidaris (WAPI, Solidaris Charleroi, Solidaris Liège, Mutualité du Brabant), Solsoc apoya en 4 países africanos (Senegal, Burkina Faso, Burundi y RDC) el crecimiento de las mutuas de salud comunitarias para que las familias del sector rural e informal tengan acceso a servicios de salud.

De hecho, Solsoc alienta la creación de redes de mutuas para que se puedan defender así mejor las políticas de salud pública en los sectores formales y informales y el Seguro Médico Universal (SMU).

La economía social y solidaria

Como alternativa económica al modelo neoliberal, la economía social y solidaria promueve un sistema basado en la participación democrática y la solidaridad, más que en la competencia y la búsqueda del beneficio a cualquier precio. Tanto en el Norte como en el Sur, este modelo está creciendo y tiene éxito.

Para Solsoc, la economía social y solidaria constituye una estrategia real de creación de empleo digno y de mejora de las condiciones de vida. Ya sea en medios urbanos o rurales, se dirige principalmente al sector informal y ayuda a repensar los modelos de producción, de transformación y de comercialización de los productos, así como la gestión económica de las cooperativas. Los resultados no solo se traducen en términos de ingresos, sino también en calidad de vida, sostenibilidad de las dinámicas, inclusión de las personas más vulnerables, protección del medioambiente... Es decir, Solsoc pretende fortalecer las capacidades de las ONG que son sus contrapartes en el Sur y apoyar cooperativas y otras dinámicas económicas, con atención especial a las mujeres y los jóvenes.

Solsoc apoya este tipo de iniciativas en Senegal, Burkina Faso, RDC, Burundi, Bolivia, Colombia y Marruecos con la ayuda de la aseguradora P&V.

La democracia, los derechos humanos y la participación

Para Solsoc, el desarrollo pasa a fuerza por el respeto de los derechos humanos y de la democracia. Puede parecer obvio, y sin embargo... Mientras las ideas extremas racistas y autoritarias están en auge, las amenazas que pesan sobre los/las líderes/esas de los movimientos sociales, activistas ambientales y los/las defensores/as de minorías se vuelven más graves. A pesar de las dificultades y en un intento de enfrentarlas, apoyamos la participación de las organizaciones de la sociedad civil y sobre todo la de los jóvenes y de las mujeres en la definición de políticas públicas que les afectan, ya sean sociales, agrícolas o comerciales.

Solsoc y sus contrapartes del Norte y del Sur defienden:

  • El derecho internacional y la aplicación de las resoluciones de la ONU
  • El derecho de los pueblos a la libre determinación con toda la independencia y soberanía
  • El derecho a la reparación para las poblaciones víctimas de violaciones de sus derechos o menoscabo de su integridad física o moral
  • La igualdad de derechos entre hombres y mujeres
  • El respeto de las normas sociales y medioambientales en los tratados de comercio internacionales
  • El derecho a una alimentación adecuada y sostenible y el derecho a la tierra
Al utilizar la pagina web www.solsoc.be, usted consiente la colocación de cookies en su dispositivo de acuerdo con esta Política de Uso de Cookies.
Acepto